Naci en la ciudad de México, D.F., el 2 de diciembre de 1967, mis padres son los Sres. Jimmy Lee Willy Crichfield y Graciela Guerrero Guerra, cuento con 3 hermanos menores.                             

       Inicie mis estudios en las artes marciales aprendiendo Karate Do, con los Sensei Masanobu Kimura y Marcelo Meraz, posteriormente Kempo Chino con Bryan Ho, militar retirado de origen hawaiano.                                

       A mis inicios de la secundaria comencé mis estudios del Kung-Fu con el Maestro Luis Ángel Careaga, con quien durante 18 años de pertenecer a Tai Mantis Kung-Fu, tuve la oportunidad de llegar a ser uno de los principales instructores de su escuela.                                 
  
       Mí dedicación como estudiante e instructor, me motiva a buscar un Camino Real en  las Artes Marciales.                             

       Esta búsqueda mé lleva en 1989 a investigar mis raíces descubriendo a Sifu James Ibrao, como la fuente del sistema de Kung-Fu, que enseñaba y practicaba.                  

       Dedico 3 años a localizar a Sifu Ibrao, en 1992 lo contacto y mí necesidad de aprendizaje y desarrollo, hace que en 1994 organice su visita por primera vez a La Paz, B.C.S., inicio mí entrenamiento desde esa fecha y da respuesta a mis inquietudes.    

       En 1997 Grand Máster - Sifu James Ibrao, mé Certifica como Sifu (Maestro) con el Rango de Wu Lung (Quinto Dragón) y con la Posición de Black Dragón (Dragón Negro) de su Asociación y sistema incluyendo la firma de Grand Máster - Sijo James Wing Woo.                               
 
       Represento a James Ibrao's Chinese Martial Arts Association y a su sistema Jun Bao Wushu Kung-Fu en México.             

       Como Alumno e Instructor sigo aprendiendo, creciendo y deseo compartir esta Verdad con mis escuelas afiliadas y alumnos, gracias a mi Maestro James Ibrao , quién es una verdadera leyenda de las Artes Marciales en el mundo.                                 

       Actualmente radico en la hermosa Cd. de La Paz, Baja California Sur; en compañía de mi esposa Wilma y nuestros hijos Linda Lee, César, Ricardo y David, quienes son lo más importante en mí vida.

       Estoy convencido que las Artes Marciales; son un excelente camino de superación y desarrollo para niños, jóvenes y adultos, brindan fortaleza de carácter, mejoran la personalidad e incrementan la fuerza de voluntad de quienes las practican.